Y hubo un día que comprendí que mi único enemigo era yo mismo. Ese día fue cuando empecé a ganar todas las batallas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario